ELN y Proceso de Paz

Abril 4 de 2016.

 

El anuncio del comienzo de negociaciones formales entre el Gobierno y el ELN, abre una esperanza para poner fin al conflicto armado en el país, pues llega a la mesa de diálogo con 2.000 combatientes y con 5 frentes operando en Norte de Santander, Bolívar, Arauca, Chocó y Nariño. Que por fin haya aceptado su participación en conversaciones de paz, es una señal positiva. Aún más cuando han sido uno de los grupos más radicales y de los más renuentes a explorar una solución negociada.

Sin embargo, necesitamos hechos de paz concretos. Primero un cese al fuego unilateral. Segundo, el cese de actividades criminales. No puede haber secuestro, minería ilegal, ni ataques a los oleoductos, tampoco extorsión ni ningún tipo de delito. Se trata de una muestra de buena fe del ELN en una apuesta seria y real a un proceso de paz y negociación con el Gobierno Nacional.

Por ejemplo, un gesto real de paz es, la liberación de todos los secuestrados, como condición para la apertura formal de negociaciones. Sólo por citar un caso aberrante, el secuestro de un niño de 2 años –hijo de una desmovilizada– que, según la Defensoría, estaría en manos del frente Cacique Calarcá.

El anuncio, también permite pensar en un desbloqueo de los diálogos en La Habana con las FARC, porque los dos procesos tienen destinos ligados. Incluso nos da una ventaja pues no habrá dos modelos de dejación de armas, ni dos procesos de refrendación, ni dos ejercicios de esclarecimiento de la verdad. Los mismos lineamientos generales tendrán que replicarse con el único propósito de terminar la guerra e iniciar la construcción del postconflicto.

Otro punto que me hace ver con esperanza el anuncio, es que las víctimas van a ser el centro de gravedad del proceso. Según registros del observatorio del Centro de Memoria Histórica durante los últimos 37 años, hemos tenido 9.221 víctimas por los delitos de secuestro, asesinato selectivo, masacres y daño a bienes civiles.   Es hora de fijar condiciones claras desde el principio para el inicio de las negociaciones: Cese unilateral del fuego; fecha de entrega de armas; cese al fuego bilateral con ELN si y solo si firman acuerdo final de terminación del conflicto y como ya lo mencioné entrega de todos los secuestrados. Solo así los colombianos creeremos que este proceso realmente puede desembocar en una paz verdadera.

Menú