Mujer

Marzo 14 de 2016.

 

Hace 38 años, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó un día para celebrar los derechos de la mujer y la paz internacional. Así, cada 8 de Marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer, el cual tiene como objetivo hacer una reflexión sobre los avances alcanzados por las mujeres – y de la sociedad en pro de ellas- y en llamar la atención sobre la necesidad de un verdadero cambio en las políticas de género en  todos los países.

Sin embargo, es increíble pensar que luego de 71 años de la firma de la Carta de las Naciones Unidas, -siendo este el primer acuerdo internacional que consagra el principio de igualdad de género-, las mujeres sigan luchando para alcanzar esa igualdad efectiva en todos los aspectos de su vida; la desigualdad salarial y el acceso a oportunidades, solo por citar algunos ejemplos. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), las mujeres ganan un 20,2 por ciento menos que los hombres, incluso si desempeñan funciones similares.

De acuerdo a las últimas cifras del Fondo de Población de la Naciones Unidas, 1 de cada 3 mujeres es víctima de violencia, 45,7% de las mujeres jóvenes, se encuentran en un alto grado de pobreza y de cada 100.000 mujeres, 71,7 son abusadas.     Es importante resaltar, que la mitad de la población en Colombia y las principales víctimas del conflicto armado, son las mujeres. De las cuales, 3.928.650 han sido víctimas del conflicto armado interno, y solo 348.809 han sido reparadas e indemnizadas. Y por si fuera poco, el 97% de los delitos de violencia sexual en medio del conflicto armado están en la impunidad.

Por todo lo anterior, quiero hacer un llamado muy especial, para que atendamos de manera prioritaria la reparación total de las mujeres víctimas que son las más afectadas y las más atrasadas en la reparación. Ya la Unidad de Víctimas manifestó esta semana, en los medios de comunicación, que las mujeres que hayan sufrido desplazamiento, homicidio, amenazas, desaparición forzada y pérdida de bienes, serán objeto de priorización  en la entrega de la indemnización administrativa.

Como sociedad y Estado, debemos cerrar todas las brechas de género. Es momento de exigir sus derechos y no permitir más impunidad.

Menú